jueves, 7 de diciembre de 2017

EN CUERPO Y ALMA



- "Con mucha pimienta todo es comestible"
Janusz Gajos en "En cuerpo y alma"

Retornamos una vez más al cine polaco contemporáneo para enfrentarnos a "En cuerpo y alma" (Malgorzata Szumowska, 2015), una película galardonada en el Festival de Berlín (2015) y en los Premios del Cine Europeo (2016). A pesar de los laureles, nos encontramos ante una cinta que ha cosechado críticas muy dispares. 

Se asoma a nuestra ventana por abordar cuestiones bastante seductoras desde el punto de vista médico, como los trastornos de la alimentación (anorexia - bulimia), pero además por aportar una de esas miradas tan personales dedicadas a las relaciones paterno filiales y al estrecho vínculo que enlaza la vida y la muerte.

La directora y guionista compone un especial triángulo emocional con los tres protagonistas. Por una parte nos encontramos con Janusz (Janusz Gajos), actor recordado entre otros trabajos por el Mikolaj de "Tres colores: blanco" (Krzysztof Kieslowski, 1994), metido ahora en el duro pellejo de un fiscal instructor al que desde hace tiempo los crímenes más abyectos parecen no sorprenderle tanto (hete aquí ese bárbaro asesinato de un recién nacido en unos retretes de la estación de cercanías de Varsovia, supuestamente a manos de su madre)




El veterano Janusz Gajos

A pesar de protegerse diariamente con una compacta coraza nihilista e insensible, el veterano personaje no encuentra la manera adecuada para enfrentarse a los trastornos de la alimentación que padece su hija Olga (la debutante enjuta y espigada Justyna Suwala), exacerbados todavía más desde la desaparición de la madre y esposa, un ejemplo más que plausible de duelo patológico.


Justyna Suwala es Olga

Por último, la base del triángulo está ocupada por Anna (una irreconocible Maja Ostaszewska), actriz y directora de amplia experiencia a la que podemos recordar por sus breves participaciones en las oscarizadas "La lista de Schindler" (Steven Spielberg, 1993) y "El pianista" (Roman Polanski, 2002), y asimismo por su papel protagonista en "Katyn" (Andrzej Wajda, 2007).


Maja Ostaszewska es Anna

Desde que antaño perdiera a su pequeño hijo, Anna es una psicóloga que vive  en soledad con su enorme perro Fredek. En este aspecto trabaja con un grupo de muchachas que padecen serios problemas con su alimentación. Emplea la controvertida terapia primal creada e iniciada por el recientemente fallecido Arthur Janov (1924-2017), autor en 1970 del afamado superventas "The Primal Scream", y cuyo nombre ha servido de inspiración para la homónima banda de rock alternativo escocesa. Enlazando con la música, entre sus pacientes más famosos destacaron el ex-Beatle John Lennon (1940-1980) y el Rolling Stone Mick Jagger.


La terapia primal intenta tratar los trastornos neuróticos abordándolos como aflicciones reprimidas derivadas de traumas infantiles. Experimentar nuevamente esas impresiones, expresando los sentimientos dolorosos más ocultos, permitiría la resolución del trastorno. El grito primal, la base de esta terapia, es precisamente el elemento liberador transformado en el objetivo del pretendido equilibrio mental.


La cinta de Malgorzata Szumowska se concentra en este tipo de terapia en diversas secuencias cinematográficas de característico sabor agridulce.

Pero Anna también es una reputada medium que conjura a los espíritus que comunican el mundo de los vivos con el de los muertos. Al respecto, podemos contemplarla en varias situaciones utilizando la escritura automática como la herramienta esencial de la comunicación epistolar que mantiene con el más allá.

ANOREXIA Y BULIMIA

En unos tiempos en los que el Consejo Audiovisual de Cataluña ha solicitado a los proveedores de servicios de Internet la retirada de blogs y perfiles de las redes sociales que realicen apología de ambos trastornos, esta película nos convierte en testigos de excepción del drama cotidiano que atenaza a una joven muchacha.

CINEFILIA

En "Hambre al límite" (Tara Miele, 2015), Hannah (Laura Wiggings) es una bailarina adolescente anoréxica que se une a un grupo online denominado Thinspiration dedicado a la exaltación de la extrema delgadez.



En "En cuerpo y alma", los atracones y las posteriores visitas furtivas al cuarto de baño para vomitar, la despersonalización y la distorsión de la propia imagen, los trastornos afectivos, la depresión y la ansiedad, las compulsiones (esa chica que camina constantemente para consumir calorías), la institucionalización y los ingresos de repetición, la incomprensión social y terapéutica ("hasta que te comas todo no saldrás del comedor")... poco a poco van desfilando delante de nuestras miradas.

CINEFILIA

Con un título similar, y relacionada con la aparición de difuntos que para exhortar a los vivos, la serie televisiva "En cuerpo y alma" (creada por Susannah Grant, 2011-2012) se centra en la vida del Dr. Michael Holt (Patrick Wilson), un un cirujano rico y prestigioso al que se le aparece su finada esposa para aconsejarle en su trayectoria vital.


Patrick Wilson es el Dr. Holt en la serie de TV "En cuerpo y alma"

CINEFILIA

Galardonada con el Oso de Oro en el Festival de Berlín como mejor película, y con el Premio del Cine Europeo a la Mejor Actriz (ambos en 2017), el largometraje húngaro "En cuerpo y alma" (Ildikó Enyedi, 2017) nos propone una peculiar historia de amor entre Endre (Géza Morcsányi), el maduro gerente de un matadero en Budapest, con el brazo izquierdo paralizado, y la evanescente María (Alexandra Borbély), la supervisora de calidad de la empresa que ha de convivir con un probable síndrome de Asperger de altas capacidades.


LA ANOREXIA EN LA TV Y EL CINE

En la serie "Mad men", creada por Matthew Weiner y ambientada en los años 60, la actriz January Jones representa el papel de Betty Francis, una mujer que si bien no padece anorexia ni bulimia, demuestra su especial predilección por las dietas yo-yo y el consumo de anfetaminas intentando mantener una bella y estilizada figura.




Jannuary Jones es Betty Francis en "Mad men"

En 1983, la cantante y percusionista Karen Carpenter fallecía a causa de las complicaciones de la anorexia nerviosa. Y tal y como ocurrió también en 1985 con la muerte de Rock Hudson (víctima del SIDA), ambas desapariciones sirvieron para llamar la atención de la opinión pública sobre estas enfermedades. En 1989, Joseph Sargent y Richard Carpenter dirigieron el telefilme "The Karen Carpenter Story", un homenaje a la batalla que la artista sostuvo contra la anorexia y la bulimia.




Karen Carpenter (1950 - 1983)

Quizás por justificadas razones, el cine y la TV se han granjeado cierta culpabilidad por la difusión de determinados escuálidos modelos de belleza femenina (y también masculina, aunque en menor medida), circunstancia implicada en demasiados trastornos juveniles de la alimentación.

"Popular" y "Gossip Girl" son dos populares series televisivas que en algunos de sus capítulos y con algunos de sus personajes se hicieron también eco de los estereotipos y los problemas causados por los trastornos de la alimentación.




Taylor Momsen y Leighton Meester en "Gossip Girl"

Resulta una realidad tangible que la TV ha dedicado muchas más horas de metraje que el cine a la hora de abordar estos trastornos. Poco antes del fallecimiento de Karen Carpenter, "Una hija casi perfecta" (Sam O´Steen, 1981) constituye una de las primeras aproximaciones televisivas al mundo de la anorexia. Inspirado en la novela de Steven Levenkron (diversos telefilmes se han nutrido de fuentes autobiográficas), en este caso contemplamos las tribulaciones de Casey Powell (Jennifer Jason Leigh), una adolescente que desea brillar en el mundo de la danza. Mención especial para los veteranos actores Charles Durning y Eve Marie Saint, que encarnan a sus progenitores.




Jennifer Jason Leigh se enfrenta a la báscula en "Una hija casi perfecta"

¿Por qué la adolescencia?

Los expertos advierten que 1 de cada 250 adolescentes puede llegar a padecer un trastorno de la alimentación. La anorexia es el más grave de ellos: afecta más al sexo femenino y suele comenzar a los 13 - 14 años de edad.

La familia, una veces fuente de patología, en otras ocasiones se convierte en el mayor aliado a la hora de de vencer a los trastornos alimentarios. Así ocurre en "La vida es dulce" (Mike Leigh, 1990), una obra tragicómica que nos presenta a una peculiar familia de los suburbios londinenses que trata de ayudar a Nicola (Jane Horrocks), una de sus hijas gemelas que sufre anorexia.




Claire Skinner y Jane Horrocks en "La vida es dulce" 

"Vivir al límite" (James A. Contner, 1996) es un otro buen ejemplo de ello, ocupándose del mundo impenetrable construido por dos adolescentes, Lexi (Katie Wright) y Jennifer (Marley Shelton) víctimas de anorexia y bulimia. Este telefilm aventura cuestiones comunes en otras series y películas sobre la etiología de los trastornos de la alimentación como el inconformismo adolescente, la distorsión de la propia imagen, la práctica obsesiva de deporte o ballet, la desestructuración familiar (en este caso por el divorcio de los progenitores), el secretismo y la culpabilidad.



En la acertada visión de este problema desde la perspectiva de la enferma y de su entorno radica el éxito del telefilme "Por el bien de Nancy" (Paul Schneider, 1994), la denodada lucha de la joven Nancy Walsh (Tracey Gold) y su familia por vencer a la anorexia y recuperar la normalidad. A pesar de su final moralista, los críticos la consideran una de las mejores aproximaciones cinematográficas a la realidad padecida por las personas con trastornos de la alimentación.




Tracey Gold en "Por el bien de Nancy" 

En la vida real Tracey Gold padeció anorexia, un perjuicio que incluso llegó a afectar a su carrera profesional. De ahí quizás la mayor autenticidad de su interpretación realista. A destacar también la presencia de una madre castradora (Jill Clayburgh, una actriz habitual en las series de TV), igualmente un elemento común en muchas películas de esta categoría.

CINEFILIA

Sin lugar a dudas, Jill Clayburgh es más recordada por la interpretación de la madre incestuosa que intenta rescatar a su hijo adolescente de su adicción a la heroína en la polémica "La luna" (Bernardo Bertolucci, 1979).



Matthew Barry y Jill Clayburgh en "La Luna"

Continuando dentro del mundo de la televisión, la serie británica "Skins", una idea original de Jamie Brittain y Bryan Elsley, se aproximó a la anorexia y otros trastornos alimentarios en algunos de sus capítulos, más concretamente en el personaje de Cassie Answorth (Hannah Murray), cuestiones reiteradas posteriormente en la edición norteamericana. En la otra vertiente, Cassie llegó a convertirse en un mito de las tendencias pro-anorexia que enarbolaron como bandera una de sus típicas frases: "no he comido durante tres días porque quería estar adorable"... 



Historias semejantes aparecen en "Degrassi", la exitosa serie televisiva canadiense creada por Kit Hood, Yan Moore y Linda Schuyler. A estas alturas podríamos afirmar que no existirá serial sobre adolescentes que se precie en el que no se tienten cuestiones relacionados con la anorexia y demás trastornos de la alimentación.



En "Degrassi" la originalidad destaca a propósito de un caso de bulimia padecido por un personaje masculino, Toby Isaacs (Jake Goldsbie) destacando que este tipo de patología no resulta exclusivo del sexo femenino.




Jake Goldsbie es Toby en "Degrassi"

CINEFILIA

En la aclamada "Planta 4ª" (Antonio Mercero, 2003), la semblanza de unos adolescentes ingresados en la planta de Oncología de una gran hospital, la actriz Maite Jáuregui da vida a una chica con anorexia.




Maite Jáuregui

Dicen que los espejos son los grandes enemigos de los pacientes con trastornos de la alimentación. La anorexia nerviosa está presente en "Mentira en el espejo" (John Micklin Silver, 2003) un retrato de la típica familia media norteamericana en la que todos sus miembros deben destacar hasta rayar en la perfección. La presencia de una madre avasalladora y exigente, interpretada por Barbara Hershey, que años más tarde repetiría con un papel calcado en "Cisne negro" (Darren Aronofsky, 2010), incide funestamente en las vidas de sus propias hijas Frannie (Christina Hendricks) y Shelly (Susan May Pratt).




Christina Hendricks y Susan May Pratt en "Mentira en el espejo"

"Miedo a comer - Thin" (Lauren Greenfield, 2006) es un excelente documental de bajo presupuesto de la HBO que aglutina las realidad de cuatro jóvenes mujeres ingresadas en una clínica de rehabilitación en el sur de Florida que padecen anorexia y otros trastornos de la alimentación: Shelley Guillory, que aprendió a utilizar jeringuillas para extraer la papilla nutritiva que le administraban a través de un tubo implantado directamente en su estómago, Polly Williams, que intentó cortarse las venas tras comerse dos trozos de pizza, Alisa Williams, fanática de un régimen de 200  calorías que obligó su hospitalización en repetidas ocasiones y Brittany Robinson, una adolescente de apenas 15 años que acompañaba a su propia madre enferma a delirantes concursos donde había que vomitar lo previamente ingerido.



La línea argumental pivota sobre la confianza en  correcta relación necesaria entre los médicos y estas pacientes, así como las interacciones que paulatinamente se van desarrollando entre las propias internas, siempre bajo la idea ciertamente opresiva de que la comunidad es lo primero, como también ocurre en los regímenes penitenciarios.

Por otra parte, en "Primer amor" (Matteo Garrone, 2004), Vittorio (Vitaliano Trevisan) es un orfebre obsesionado con su particular concepto de belleza femenina, el componente de una enfermiza historia de amor que arrastra a su amante Sonia (Michela Cescon) hacia los límites de la salud mientras intenta conseguir la delgadez extrema.


  
Continuando por esta senda iconoclasta, "301 302" (Park Chul-soo, 1995) es una película surcoreana de complejo etiquetado. En su día no llegó a superar el corte cuando fue presentada a concurso como aspirante al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Describe la turbulenta historia de dos mujeres vecinas: una chef empeñada en seducir con sus comidas a una escritora anoréxica. Esta interesante apuesta cinematográfica sirvió de inspiración al remake canadiense "Compulsion" (Egidio Coccimiglio, 2013).




Eun-jin Pang y Sin-hye Hwang en "301 302" 

La más reciente "Hasta los huesos" (Marti Noxon, 2017) ha cosechado críticas dispares, una película agridulce sobre una muchacha que lucha por superar la anorexia. Producida por Netflix, está protagonizada por Lily Collins en el papel de Ellen y el maduro Keanu Reeves como el Doctor Beckham. 




Lily Collins y Keanu Reeves en "Hasta los huesos"

Somos conscientes del esfuerzo interpretativo que representa para cualquier actriz meterse en la piel de una paciente con un trastorno de la alimentación. En este aspecto, la otrora Blancanieves de "Mirror, mirror" (Tarsem Singh, 2012) cumple con sobresaliente. 

OTROS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN EN LA TV Y EL CINE

La originalidad  de "El secreto de Kate" (Arthur Allan Seidelman, 1986) reside en la existencia aparentemente idílica de una bella mujer madura, Meredith Baxter en el papel de Kate Starkque terminará desarrollando un trastorno bulímico. Obsesionada por dietas y programas de ejercicios, oculta a los demás sus atracones y vomitonas.



Meredith Baxter

CINEFILIA

Años más tarde, Meredith Baxter protagonizó "My breast" (Betty Thomas, 1996), un drama televisivo en el que la afamada periodista Joyce Wadler debe afrontar los cambios que el padecimiento de un cáncer de mama provocará en existencia.

Podríamos considerar "Perfect body" (Douglas Barr, 1997) otro telefilm típico sobre adolescencia, deporte y trastornos de la alimentación si no fuera por varias particularidades muy sugestivas, como la presencia de la bella y atlética Amy Jo Johnson como la protagonista Andie Bradley, una joven gimnasta que acaba sufriendo un trastorno de la alimentación en la procura del éxito olímpico. La propia actriz y cantante estadounidense destacó en las barras asimétricas hasta que una grave lesión la apartó definitivamente de la competición deportiva.

CINEFILIA

Amy Jo Johnson alcanzó la popularidad al convertirse en la primera Power Ranger rosa de la exitosa serie de aventuras.




Amy Jo Johnson

En "Glee", serie musical emitida por la cadena Fox entre 2009 y 2015, el personaje de Marley Rose (Melissa Benoist) se hunde en la bulimia tras realizar una dieta estricta junto a su madre obesa. La crítica se ensañó con la manera de mostrar este trastorno, banal y despreocupada, considerada perjudicial para el público mayoritariamente seguidor de esta serie.




Melissa Benoist es Marley en "Glee"

Dentro de las series televisivas españolas, Úrsula Corberó encarnó a Ruth en "Física o Química", personaje con bulimia en varios de los capítulos que protagonizó.




Úrsula Corberó

La bulimia se encuentra igualmente presente en "Inocencia interrumpida" (James Mangold, 1999), una coproducción germano-americana basada en las memorias de la escritora Susanna Kaysen, donde relata su experiencia como paciente de una institución psiquiátrica en los años 60. Protagonizada por Wynona Ryder como la propia Susanna Kaysen, entre su elenco contó con Angelina Jolie (galardonada en el 2000 con el Óscar a la mejor actriz de reparto por este trabajo), Brittany Murphy (que interpreta a una bulímica adicta a los laxantes y a los tranquilizantes) y Angela Bettis, una chica anoréxica.



"Secreto compartido" (Katt Shea, 2000) es un drama televisivo que la CBS puso por primera vez en antena relativo a la repercusión de la bulimia en la vida de una chica y su familia. Este telefilm ha cosechado críticas positivas por reflejar de una manera realista y precisa las graves consecuencias de los trastornos alimentarios.


"Malos hábitos" (Simón Bross, 2006) es un cinta mejicana de historias entrelazadas que abordan distintos trastornos de la alimentación, desde el ayuno místico de la monja Matilde (Ximena Ayala) para salvar al mundo, pasando por la de Elena (Elena de Haro) la madre obsesiva con el supuesto sobrepeso de su hija Linda (Elisa Vicedo), hasta la de Gustavo (Marco Treviño), su esposo infiel que encuentra la felicidad cómplice de la Gordibuena (Milagros Vidal), una estudiante capaz de disfrutar de los placeres de la comida.



Madres que atosigan hijas para que adelgacen son las protagonistas de "Las mujeres de verdad tienen curvas" (Patricia Cardoso, 2002), adaptación de la obra teatral homónima de Josefina López, ambientada en el mundo hispano estadounidense, con América Ferrera y Lupe Ontiveros en los papeles estelares.  



Otro tanto sobre la mala influencia de una madre despótica y los trastornos de la alimentación recordaremos de "Cisne negro" (Darren Aronofsky, 2010), personalizadas en este caso en la perfeccionista bailarina Nina (sensacional Natalie Portman) y su insufrible progenitora (Barbara Hershey).


El prestigioso director de fotografía y cineasta mejicano Rodrigo Prieto, perturbado por la desafortunada experiencia vital de su hija afectada por un trastorno de la alimentación, dirigió en 2013 "Likeness", un cortometraje de poco más de 8 minutos interpretado por la frágil Ele Fanning en el papel de Mia, una joven embaucada por el ideal de belleza femenina propuesto por el mundo de las revistas y las pasarelas de moda, el impulso que desencadena esta patología en demasiadas ocasiones. 



EL PRINCIPIO Y EL FINAL DE "EN CUERPO Y ALMA"


Tan cautivador es el principio de esta película, emparentado con el realismo más fantástico, con ese ahorcado que retorna a la vida y se pierde entre los vivos que levantan acta de su suicidio, como la escena final de la reconciliación entre el padre y la hija bajo los acordes de "You´ll never walk alone" en la versión clásica de Gerry and the Pacemakers, a nuestro humilde entender, una auténtica delicia cinéfila.



domingo, 15 de octubre de 2017

TOUR DE FORCE



"Solamente quiero divertirme con mis amigos una última vez y no pensar en esta estúpida enfermedad..."

Hannes (Florian David Fitz) en "Tour de force" (Christian Zübert, 2014)


"Hin und veg" (Christian Zübert, 2014) es el título original de esta road movie alemana que se asoma hoy a esta bitácora al abordar dos cuestiones médicas especiales: la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la eutanasia.

Asistimos como espectadores a un particular viaje sin retorno, el que emprende Hannes (Florian David Fitz), un paciente con ELA que decide despedirse de la vida en compañía de sus seres más queridos en un periplo en bicicleta que les lleva desde las orillas del río Meno, en Frankfurt (República Federal Alemana), hasta las playas del Mar del Norte, en Ostende (Bélgica).

De entrada, difícil no acordarnos de películas como "Reencuentro" (Lawrence Kasdan, 1983) y sobre todo de "Los amigos de Peter" (Kenneth Branagh, 1992), en las que sus creadores aprovecharon el argumento central protagonista para de paso disecar los traumas y las ilusiones, los conflictos y los altibajos de los personajes secundarios.



CINEFILIA

En este filme de Kenneth Branagh, Hugh Laurie interpreta el papel de Roger unos años antes de alcanzar la fama como el inefable, sardónico y televisivo Dr. House.



Incluso, las referencias a un hipotético listado de cosas que uno debería hacer antes de morir evoca una comedia ciertamente irreverente como "Antes de partir" (Rob Reiner, 2007) o aquel otro filme más emotivo como "Antes de que muera" (Matthew Buck, 2012), donde amor y leucemia nos transportan irremediablemente a la mítica "Love Story" (Arthur Hiller, 1970)


¿POR QUÉ BÉLGICA?

El guión de Ariane Schröder y del propio Christian Zübert  en ningún momento nos desvela cómo Hannes descubrió su enfermedad ni el procedimiento que siguió para contactar con los médicos de Ostende (Bélgica) que le administraron la eutanasia.

Pero, tal y como se nos muestra en "Tour de force", ¿pueden realmente los extranjeros optar por la eutanasia en Bélgica?. Recordemos que ésta fue legalizada en ese país en el año 2002, siendo el segundo en el mundo (tras Holanda) en despenalizar esta práctica. 

Una diferencia esencial entre las legislaciones holandesa y belga es que esta última no hace referencia al suicidio asistido, definiendo como eutanasia aquel "acto practicado por un tercero con la finalidad de poner intencionadamente fin a la vida de una persona, a petición de ésta". Una vez finalizado el proceso se considerará que el individuo ha fallecido de muerte natural.

La eutanasia es legal en Bélgica para enfermos incurables que además hayan reiterado en varias ocasiones su deseo firme de morir por culpa de sufrimientos físicos o psíquicos que no puedan aliviarse por ningún otro medio.

Los requisitos exigidos por la legislación belga son:
  1. Sujeto mayor de edad (o menor emancipado), capaz y consciente de su petición.
  2. Solicitud voluntaria, reflexionada y reiterada, sin presiones externas; se puede manifestar mediante un documento de voluntades anticipadas con una vigencia inferior a 5 años.
  3. Sufrimiento físico o psíquico constante e insuperable como consecuencia de una enfermedad grave e incurable.

El actor, músico y escritor alemán Florian David Fitz es Hannes

EL PAPEL DEL MÉDICO

Cuando la comitiva de amigos encabezada por Hannes arriba a Ostende, el doctor encargado de la eutanasia ha fallecido la noche anterior en una accidente de tráfico. Deberán entonces dirigirse a un segundo facultativo, que también habría participado en la supervisión del caso, comprobando que los trámites son correctos: patología incurable, facultades mentales intactas y voluntad manifiesta escrita.

En Bélgica, ningún médico está obligado a practicar la eutanasia, es decir, su legislación al respecto contempla la objeción de conciencia. Al respecto, el facultativo responsable deberá:
  1. Informar al paciente sobre la existencia de cuidados paliativos. Esta legislación se introdujo paralelamente a la aprobación legal de la eutanasia, estableciendo que todos los belgas deben tener garantizado el acceso a estos cuidados especiales, en las condiciones más adecuadas.
  2. Reiterar el diálogo en los plazos de tiempo razonables.
  3. Consultar con otro facultativo independiente, que debe visitar al paciente y redactar un informe que demuestre su acuerdo o desacuerdo con las primeras valoraciones médicas.
  4. Recopilar información sobre el equipo cuidador, siempre que éste exista.
  5. Procurar que el paciente consulte su decisión con las personas de su entorno.
  6. Dejar transcurrir al menos un mes entre la solicitud y la práctica de la eutanasia.
Tras consumarse la eutanasia, el médico responsable dispone de 4 días para enviar la correspondiente documentación legal completa a la Comisión Federal de Control y Evaluación (CFCE). Formada por 8 médicos (4 de los cuales deben ser profesores universitarios), además de 4 profesores universitarios de Derecho y 4 personas procedentes del entorno de los pacientes afectados por enfermedades incurables, dicha comisión será la encargada de verificar que la eutanasia ha sido practicada según lo previsto en la ley belga.

Pero, siempre y cuando 2/3 de los miembros de la comisión consideren que el facultativo no se hubiera ceñido a las condiciones legales establecidas, este órgano podrá enviar a la fiscalía correspondiente la documentación necesaria para que pudieran emprenderse las medidas judiciales oportunas.


SUIZA

En la actualidad, el país helvético es el más abierto en estas cuestiones pues admite el suicidio médicamente asistido incluso a ciudadanos extranjeros, de la mano de ONGs que cobran determinadas tarifas por sus servicios.

Existen 3 organizaciones voluntarias suizas para suministrar soporte asistencial a los demandantes de eutanasia: EXIT, que desempeña su labor en los cantones de habla germánica e italiana, AMD, en los cantones franceses y DIGNITAS, que apoya a los extranjeros que acuden a Suiza para recibir ayuda al suicidio.

ESCLEROSIS LATERAL AMIOTRÓFICA

En ocasiones anteriores, en este mismo blog, nos hemos referido a esta enfermedad neurodegenerativa de fatales consecuencias. Más concretamente, a la hora de aproximarnos a "El orgullo de los Yankis" (Sam Wood, 1942), película protagonizada por Gary Cooper encarnando al campeón de los Yankees de Nueva York, Lou Gehrig (1903 - 1941), así como en el telefilme "Derecho a morir" (Paul Wendkos, 1987), con la otrora icónica sex symbol Rachel Welch en el papel estelar.



Quizás de soslayo, "Tour de force" introduce un elemento adicional, la forma hereditaria de la ELA. En el 90-95% de los casos, la presentación de esta enfermedad es esporádica, en pacientes en cuyos historiales clínicos no constan antecedentes familiares patológicos de esta índole.

En el resto de las ocasiones, se ha descrito cierta susceptibilidad genética relacionada con determinados factores ambientales que podrían desencadenar la patología. Entre éstos se han identificado el estrés oxidativo, la disfunción mitocondrial, las anormalidades del sistema inmune, la toxicidad del glutamato (el riluzol o Rilutek® es un tratamiento basado en la reducción de los niveles de glutamato) y la exposición a determinadas cianobacterias habitantes en algunos lagos y en las arenas del desierto.


La herencia autosómica dominante suele ser mayoritaria en la ELA familiar: si una persona se encuentra afectada, es muy probable que su padre o su madre hayan padecido también esta enfermedad. De la misma manera, los hijos de un paciente con ELA familiar autosómica dominante tienen un 50% de posibilidades de heredar la copia mutada del gen y padecer dicha enfermedad.


La ELA familiar puede estar causada por mutaciones en diferentes genes. Su patrón de herencia es variable, según el gen alterado. A su vez, dichos genes pueden ser causantes (cuando están mutados causan la enfermedad) o tener una susceptibilidad genética (aumentando el riesgo de padecer la enfermedad).

En realidad, se han descrito más de 20 genes al respecto, de los que tan solo 4 (SOD1, TARDBP, FUS y C9orf72) explican el 50% de las ELA familiares. Concretamente, el SOD1 mutado es la causa del 20% de los casos de ELA familiar y el 3% de los casos esporádicos.


Raquel Welch como la desmejorada Emily Bauer en "Derecho a Morir"

La ELA familiar también puede heredarse de forma autosómica recesiva: ambas copias del gen patológico (materna y paterna) deben encontrarse mutadas para que los descendientes tengan ELA. En este caso, los progenitores son portadores de la enfermedad, sin que nunca hayan tenido síntomas de ELA. Precisamente estos casos pueden confundirse con formas esporádicas de la enfermedad.

En casos excepcionales, la ELA puede heredarse de manera dominante ligada al cromosoma X, afectando generalmente sólo a los varones.

Por último, se han descrito algunos raros casos en los que sujetos que han heredado una mutación genética causante de ELA nunca llegan a desarrollar la enfermedad, sin que de momento se conozcan las causas.


Volker Bunch es Finn

En esta película nos enteramos que el padre de Hannes falleció prematuramente a causa de una ELA. Y es precisamente esta traumática experiencia la que le hizo recapacitar sobre el deseo de no sufrir la misma experiencia, animándole de paso a inclinarse por la eutanasia. Su madre, Irene (Hannelore Elsner) aparenta ser una mujer  sana, y Finn (Volker Bruch) el hermano menor que le acompaña en su travesía ciclista, se hizo las pruebas genéticas necesarias para demostrar que está libre de la enfermedad.

CINEFILIA

Hannelore Elsner fue la meritoria pareja artística del veterano Elmar Wepper en la estupenda "Cerezos en flor" (Doris Dörrie, 2008), en la que el protagonista Rudi Angermeier, gravemente enfermo de cáncer, tras la pérdida de su esposa Trudi decide viajar hasta Japón impulsado por su pasión por la danza Butoh.


EL OTRO TOUR DE FORCE

En esta película contemplamos historias paralelas a la de Hannes. Por un lado, su esposa Kiki (Julia Koschitz) nos sitúa de lleno ante la compleja situación afectiva que deben afrontar las parejas de los enfermos de ELA, y en el caso de Irene y Finn, también los familiares más cercanos.


El director Christian Zübert y el actor Jürgen Vogel durante el rodaje

Por otra parte, los momentos más agridulces de la cinta corren a cargo del mujeriego Michael (Jürgen Vogel), incapaz de sentar cabeza, siempre montando y descabalgando de una aventura amorosa a otra, y de las tribulaciones de ese inefable matrimonio formado por Mareike (Victoria Mayer) y Dominik (Johannes Allmayer) que vienen a completar ese cuadro artístico tan personal que una vez más nos recuerda tanto a "Los amigos de Peter".

martes, 13 de junio de 2017

UN ENEMIGO DEL PUEBLO


"Eso no puede ser en una sociedad bien organizada. El individuo tiene que subordinarse al bien general. O mejor dicho, a las autoridades que tienen a su cargo el bienestar común".

Peter Stockmann (Charles Durning) a Thomas Stockmann en "Un enemigo del pueblo" (George Schaefer, 1978)

¿Cómo relacionaríamos al actor Steve McQueen con el dramaturgo Henrik Ibsen? Vayamos por partes. Como en tantas otras ocasiones en el cine, existen al menos dos rutas, una corta y la otra más larga.

McQueen encarnó al Doctor Thomas Stockmann en "Un enemigo del pueblo" (George Schaefer, 1978), una de las adaptaciones cinematográficas del drama teatral escrito en 1883 por el célebre autor noruego y un proyecto personal del actor que implicó a las modestas productoras First Artists y Solar Productions


Steve McQueen y George Schaefer

La senda más intrincada se inicia en el actor y director escénico Konstantin Stanislavski  (1863-1938), que en 1900 montó una versión de la obra original de Ibsen en el Teatro del Arte de Moscú. En 1905, en la entonces Petrogrado (San Petersburgo), el propio Stanislavski interpretó al Doctor Stockmann.

En su faceta de pedagogo teatral, Stanislavski ideó su particular método interpretativo, que llegó los Estados Unidos de la mano, entre otros, de Richard Boleslavski (1889-1939).


Desde 1920, el ya conocido como Boleslavsky comenzó a instruir en El Método a numerosos discípulos, entre los que se encontraba Lee Strasberg (1901-1982), más tarde director del emblemático Actors Studio, donde se formó como actor Steve McQueen.

LA PELÍCULA

El guión cinematográfico corrió a cargo de Alexander Jacobs (1927-1979) que para ello se basó en la adaptación de 1950 de Arthur Miller sobre el original de Ibsen para ser representado en el Teatro Broadhurst de Broadway.

En su juventud, Henrik Ibsen había trabajado como aprendiz de farmacia; quizás en esa experiencia obtuvo los conocimientos necesarios sobre la contaminación de las aguas.


Arthur Miller (1915-2005)

El argumento de esta película es sencillo: un médico descubre que las aguas del próspero balneario local se encuentran infectadas por una peligrosa bacteria tifoidea que podría comprometer gravemente la salud de los turistas y los vecinos del pueblo.

Una vez hecho público su hallazgo, el doctor deberá enfrentarse con los poderes públicos y económicos locales, que identifican al galeno como una amenaza para el futuro y el bienestar de su comunidad.


Bibi Andersson es Catherine Stockmann

A destacar las interpretaciones de Bibi Andersson, en el papel de la abnegada esposa Catherine Stockmann, y del veterano Charles Durning, metido en la piel del cínico fullero Peter Stockmann, hermano y rival del médico como el alcalde de la ciudad.

CINEFILIA 

Steve McQueen hubiera preferido a su esposa Ali MacGraw para personificar a Catherine Stockmann, pero el matrimonio se disolvió poco antes del rodaje.


Sí compartieron pantalla en "La huida" (Sam Peckinpah, 1972), un dinámico cóctel de thriller, road movie y cine de robos y atracos convertido en todo un éxito taquillero.

UNO CONTRA TODOS

La porfía de un héroe solitario en contraposición a los intereses espurios de una gran corporación, ya sea un ayuntamiento, una inmobiliaria, una empresa farmacéutica o una industria que derrama vertidos tóxicos, no resulta novedosa en la historia del cine.

Al respecto, consideremos películas como "Tiburón" (Steven Spielberg, 1975), "Erin Brockovich" (Steven Soderbergh, 2000) o la más reciente "La doctora de Brest" (Emmanuel Bercot, 2016).


Otro ejemplo más. En la cuestionada "En tierra peligrosa" (Steven Seagal, 1994), el protagonista Forrest Taft (Steven Seagal) cuestiona y combate los réditos del capitalismo más salvaje antagónicos con la protección medioambiental.

En nuestra humilde opinión, la idea más atractiva que subyace en el drama original de Henrik Ibsen radica en la cruel perversión de la democracia cuando deriva hacia el más recalcitrante de los populismos, siendo hábilmente manipulada y pervertida por el poder político. De esta manera, toda la comunidad de Kirsten Springs, salvo la honrosa excepción del Capitán Forster (Richard Bradford), con su pérfido alcalde a la cabeza, no duda ni un instante en masacrar al héroe y su familia, castigándolos al ostracismo y expulsándolos al destierro, por el simple hecho de contar la verdad.

OTRAS VERSIONES

"Un enemigo del pueblo / Ganashatru" (Satyajit Ray, 1989) es también el título de esta cinta hindú ambientada en una próspera aldea bengalí poseedora de un templo especialmente atractivo para los visitantes. El honorable Doctor Ashok Supta (Soumitra Chatterjee) descubre un grave problema de salud pública que puede comprometer el futuro de su comunidad.


En 1981, bajo la dirección de Francisco Abadel acreditado espacio televisivo Estudio 1 dedicó su espacio a "Un enemigo del pueblo", en la versión protagonizada por José Bódalo como Thomas Strockmann, Irene Gutiérrez Caba como Catherine Strockmann y Alberto Fernández como el alcalde Strockmann.


Dentro de las múltiples adaptaciones teatrales, destacamos la dirigida en 1998 por Trevor Nunn, escenografía de John Napier y protagonizada por el incombustible Ian McKellen como Thomas Stockmann.